Boca dió un paso importante en su ilusión de avanzar en la Copa Libertadores, su principal obsesión. Por la ida de los cuartos de final, en La Bombonera, venció 2 a 0 al poderoso Cruzeiro con goles de Mauro Zárate, tras una impecable habilitación de Pablo Pérez, el autor del segundo. El árbitro fue el paraguayo Eber Aquino, quien expulsó a Dedé a instancias del VAR y generó una verdadera polémica.

Durante la primera etapa, Boca pasó por todos los estados de ánimo. Producto de la ansiedad, se mostró muy nervioso al comienzo y eso lo llevó a cometer errores muy graves en salida que posibilitaron contragolpes interesantes al Cruzeiro. También estuvo impreciso, sobre todo Pablo Pérez, a quien le costó meterse en el partido. Recién en la genialidad de su asistencia pudo sentirse más seguro, aunque falló mucho en los pases y tuvo poca recuperación.

Cruzeiro no contó con muchas jugadas tampoco, más bien algunos disparos de media distancia. Sin embargo, su aplomo para salir a jugarle en campo contrario a Boca en la Bombonera le trajo mucha preocupación a los «Mellizos» Barros Schelotto en los primeros minutos.

Aunque Boca mejoró, el hueco que hubo entre la línea media defensiva y los delanteros fue muy grande. Así fue como sufrió el vértigo del Cruzeiro, que cada vez que recuperó la pelota salió de inmediato al contragolpe. Sin embargo, el «Azulao» no tuvo peso en la ofensiva.

Para esta serie, Guillermo Barros Schelotto decidió tomar ciertos recaudos, con vistas a la definición, que será el jueves 4 de octubre en Belo Horizonte. Aunque mantuvo su esquema preferido (4-3-3), el Mellizo optó por colocar un mediocampo más combativo, al juntar a Nahitan Nández, Wilmar Barrios y Pablo Pérez.

Aunque en el horizonte también se encuentra el Superclásico con River por la Superliga argentina, el entrenador puso en cancha a sus principales figuras. En la ofensiva estuvo el tridente conformado por Cristian Pavón, Darío Benedetto y Mauro Zárate. De esta manera, Edwin Cardona y Carlos Tevez aguardaron su oportunidad en en banco de relevos.

Los de Mano Menezes, que cuentan con el argentino Hernán Barcos como una de sus principales armas, no pudo contar con una de sus figuras. El uruguayo Giorgian De Arrascaeta padece una lesión muscular. El ex Vélez Lucas Romero fue de la partida.